¿Qué estilo de natación trabaja más los músculos?

Francisco María García 4 julio, 2018
Si alguna vez nos hemos apuntado a clases de natación sabremos que existen múltiples estilos y modalidades, cada una de ellas tienen sus propias características, por lo que es normal que no todas contribuyan al desarrollo muscular de igual forma

La natación es uno de los deportes más completos que existen. Esto se debe a múltiples factores, pero el más importante es la cantidad de músculos que se implican y trabajan para realizar la actividad; con un solo deporte se logra trabajar todo el cuerpo. Además, la natación también sirve para potenciar la parte cardiovascular, la potencia y la resistencia.

Existen distintos tipos de estilos de nadar, de acuerdo a la musculatura que se quiera trabajar. Más allá de eso, el desarrollo de una buena técnica para nadar es ideal para que el rendimiento sea óptimo. En este sentido, el estilo de natación que más músculos trabaja es el crol.

Estilo crol

El estilo de crol es uno de los más conocidos y populares. El ejercicio consiste en que la persona se sitúa boca abajo, y avanza en el agua a través de brazadas alternas de ambos brazos.

Las extremidades salen del agua, pasan por encima y delante de la cabeza hasta volver a sumergirse. Mientras tanto, las piernas acompañan el movimiento en batidas para generar una mayor propulsión.

Mejorar tu técnica en natación.

En todos los estilos de natación es importante la conciencia que se tiene sobre la respiración. En el estilo crol se inhala aire por la boca al girar la cabeza de un lado, y se exhala el aire cuando se está bajo el agua.

Músculos que se trabajan en el estilo de natación crol

El crol es la técnica de natación que más trabaja los músculos. Particularmente trabaja tríceps, bíceps y deltoides, sumándole también los abdominales, glúteos, intercostales, y estabilizadores de caderas. En cuanto a las piernas en este estilo de natación son los cuádriceps los que cumplen un rol fundamental.

Características y ventajas de nadar a crol

Es crol se caracteriza por ser un estilo de natación muy simple y fácil de aprender; es cómodo y económico en el uso de la resistencia. Para realizar este estilo es conveniente aprender a respirar por los dos lados, para no generar una descompensación de la columna.

El crol es un estilo de natación muy beneficioso para el nuestro organismo. Por un lado, sirve para tonificar la musculatura antes mencionada; además de ello, también es una actividad de bajo impacto, por lo que las articulaciones que entran en juego no sufren.

Recomendaciones para nadar a crol

A la hora de realizar los distintos estilos de natación es muy importante tener en cuenta ciertas consideraciones para cuidar la salud. En el caso del crol es muy importante considerar las siguientes recomendaciones para evitar malos movimientos y sufrir molestias:

Nadar en línea recta y mejorar la posición en el agua

Nadar en línea recta es una opción a considerar, para no ir de un lado a otro de la piscina y realizar esfuerzos innecesarios. Además, es importante prestar atención a la posición en el agua; hay que intentar estar lo más horizontal posible. Las partes del cuerpo que se alejen de esa horizontalidad provocarán que se frene el movimiento.

Control de la respiración

Este punto es fundamental ya que ayudará al rendimiento durante el tiempo de natación que se dedique al estilo crol. Es importante soltar el aire bajo del agua y tomar aire cuando sale la boca a la superficie. Entrenarnos para respirar por ambos lados ayudará mucho en la actividad.

Natación vs running, ¿cuál de los dos es mejor?
La natación es uno de los deportes más recomendados para personas con problemas en la espalda.

Mover los brazos y las piernas

Se recomienda evitar el punto muerto del brazo que está extendido. De esta manera no le quitará velocidad ni empuje al ejercicio; por otro lado, mover las piernas ayuda a mantener la horizontalidad e ir de manera recta. Además, permite trabajar la propulsión desde lo horizontal y lateral.

Coordinar los movimientos y estirarse

Es importante coordinar el movimiento de los brazos. Estos deben ir en oposición, es decir, que mientras un brazo propulsa el otro se prepara para iniciar la propulsión de forma alterna. En cuanto la brazada, es bueno alargar la brazada al máximo y estirarse en el agua.

Por último, es importante saber que la técnica se irá perfeccionando a medida que se practica. Es fundamental realizar este deporte a conciencia, y saber que al realizarlo se trabajan múltiples musculaturas del cuerpo humano. Sin duda, la natación es uno de los deportes más completos y que solo presenta beneficios para el organismo.

Te puede gustar