Correr descalzo, ventajas y desventajas

Francisco María García 1 marzo, 2018
Correr descalzo puede parecer algo poco aconsejable, pero además de las desventajas visibles y no visibles, tiene varios beneficios

Aunque se trata de una práctica prehistórica, hoy en día correr descalzo está de moda. El barefoot running, como se ha bautizado a esta disciplina, ‘invita’ a quitarse las zapatillas para marchar. ¿Antiestético y peligroso? Puede que sí, pero llevar los pies al natural, o con calzado minimalista, tiene sus ventajas.

Para unos representa un suplicio y para otros una forma de relajación. Sin embargo, para los atletas correr descalzos puede suponer una ventaja para ir seguro a la meta. La actividad implica zancadas cortas, pero más rápidas y con menor riesgo.

Los pasos cortos disminuyen el impacto contra el suelo y facilitan la corrección de la pisada. Mejoran además la postura del corredor, que usando zapatillas tiende a irse hacia atrás, pero descalzo se mantiene erguido, de una forma más práctica.

Correr descalzo fortalece los ligamentos

Al correr descalzo se emplea la parte media o frontal del pie y no el talón, como cuando se usan zapatillas. Si el primer contacto con el suelo lo hace el metatarso, las cadenas musculares se activan positivamente. Esto, a su vez, fortalece los ligamentos, evita las lesiones y reduce el impacto en articulaciones y músculos.

Ventajas y desventajas de correr descalzo.

 

En contra de lo que se puede pensar, utilizar zapatillas amortiguadas no previene el “choque” del talón contra el terreno. Por ello hay incidencia en tobillos, rodillas, cadera y toda la región lumbar.

Los gemelos e isquiotibiales se acomodan mejor con los pies al natural. Asimismo, se activan motores sensoriales pocos desarrollados, procedentes de las terminaciones nerviosas de los pies. De esa forma, estímulos o señales más intensas llegan al cerebro.

Reduce el gasto de energía

Correr descalzo disminuye la frecuencia cardíaca, el consumo de oxígeno y por ello el gasto de energía; la interrogante común es si esto mejora o no el rendimiento. Pero esto depende de la categoría en la que participe el atleta, y de sus condiciones físicas; algunos corredores sin zapatillas han conseguido oro en Juegos Olímpicos.

Los mayores beneficios de correr descalzo se consiguen cuando se trabajan adecuadamente los tendones y músculos, distribuyendo equitativamente el peso. No obstante, esta práctica no es apta para todos. Requiere preparación y ciertas condiciones.

¿Cuándo es contraproducente correr descalzo?

Correr descalzo puede conllevar algunos riesgos. Debe haber un período de transición desde la zapatilla y el uso de calzado minimalista, hasta llevar el pie desnudo. Es vital acostumbrarse a las imperfecciones del suelo y a las sensaciones y esto no ocurrirá de la noche a la mañana; se aconseja seguir una rutina de un año o más, para la adaptación.

La preparación evitará la aparición de dolorosas ampollas, fracturas, sobrecargas musculares cortes u otro tipo de lesiones. En definitiva, hay que acoplarse, ya que correr descalzo sugiere una nueva técnica.

Correr descalzo está contraindicado para quienes tienen pies planos, o presentan diferencias en la longitud de sus piernas. Pese a intervenir positivamente en la biomecánica natural del pie, en estos casos podría interferir en el correcto funcionamiento de las extremidades.

Ampollas en la piel, consejos, remedios, cuidados, salud

Recomendaciones

Antes de dedicarse al running sin protección, es conveniente consultar al médico para conocer el estado físico y la biomecánica del pie; el especialista hará las debidas recomendaciones. Es importante evitar en un primer momento las superficies defectuosas, que puedan producir heridas.

Ayuda mucho ejercitarse descalzos en bicicleta, pistas de atletismo, la playa o lugares donde el terreno sea bondadoso, donde haya seguridad. No se puede correr con miedo o mirando al terreno, especialmente si se quiere entrenar para una competición.

Una vez que los pies se acostumbren a la marcha descalza, las ampollas, cortaduras y demás problemas comunes serán menos frecuentes. La piel se acostumbrará.

Datos curiosos

No sólo las ventajas de correr descalzo son atrayentes. Está claro que mejora el equilibrio, aporta fuerza y flexibilidad a los pies, estira los dedos y descarta el uso de plantillas. Estos datos son de interés.

  • Logros. La primera medalla de oro en maratón para África en unos Juegos Olímpicos la ganó Adebe Bikila corriendo descalzo. La hazaña fue en 1960. 
  • Comienzo. El libro Nacidos para correr (Born to Run), escrito por Christopher McDougall y publicado en el 2009, es quizás uno de los detonantes de la moda. El texto hace referencia a personas que recorrían grandes distancias utilizando retazos de llantas en sus pies, amarrados con cuerdas a los tobillos ¿Cultura minimalista?
Te puede gustar