Así se realiza el revés en el tenis

Jorge Camon · 1 octubre, 2018
El revés es un golpe clásico y es la base del juego en ataque de muchos jugadores, además, sirve para desplazar al contrario, lo que te permite subir a la red para ganar el punto

A continuación, vamos a analizar uno de los golpes que más cuesta llegar a dominar cuando se empieza en el mundo del tenis; el golpe de revés. Entre los tenistas que destacan por su revés, nos encontramos a Roger Federer, Novak Djokovic o Stan Wawrinka entre otros.

Así es el golpe de revés

En este golpe, es muy importante la posición del cuerpo, no debemos situarnos frente a la red, sino que la posición más aconsejable es de lado, con el hombro apuntando a la red.

Es importante, al igual que en el golpe de derecha, que el peso del cuerpo caiga de atrás hacia delante en el momento de impactar la pelota.

El resto puede ser imprescindible en el tenis de alto nivel.

El juego de pies básico es prácticamente igual que el de derecha, pero existen algunas diferencias:

  • En los golpes de fondo, el pie delantero se suele cruzar más para conseguir mayor apoyo y equilibrio.
  • En situaciones límite, el pie delantero se cruza lateralmente de forma exagerada, sin permitir la rotación del cuerpo, de forma que la recuperación es prácticamente imposible.
  • Generalmente, solo se golpea de revés con los pies de frente, cuando la pelota se dirige directamente al cuerpo, y no hay tiempo para moverse.

La empuñadura utilizada para realizar los golpes de revés, tanto planos como liftados, es la empuñadura ‘este de revés’.

Esta empuñadura tiene como principal ventaja que se transfiere el peso de una manera más óptima, y por consiguiente, el impacto es mejor.

El gran inconveniente de realizar el revés con esta empuñadura, es que hay que cambiarla para realizar cualquier otro golpe, por lo que el jugador tiene que ser rápido a la hora de variar el agarre de la raqueta.

Consejos para realizar un buen golpe

Para realizar un adecuado golpe de revés, hay que seguir ciertos pasos, que nos ayudarán a conseguir un golpe muy efectivo:

  • Para que la posición de espera sea la correcta, el cuerpo debe tener una ligera inclinación, además de agarrar la raqueta con la empuñadura mencionada anteriormente.
  • El segundo paso, es mover la raqueta por detrás del cuerpo, donde se forma un arco a la altura de la cabeza. Además, la posición del cuerpo a la hora de golpear, tiene que ser de lado.
  • En el momento de golpeo del revés, la raqueta tiene que seguir un movimiento de atrás hacia delante, ligeramente ascendente. Las cuerdas de la raqueta, tienen que estar ligeramente abiertas, para lograr sortear la red.
  • Por último, la terminación del revés debe ser con el peso del cuerpo hacia delante, que nos permita realizar un golpe ofensivo.

Tipos de revés

Este tipo de golpe, puede ejecutarse de diferentes maneras, en las que se le imprime a la bola distintos efectos. En primer lugar, el golpe de revés plano es aquel que lleva una menor carga de efecto, de ahí su nombre.

Este tipo de golpe, se utiliza en situaciones de ataque, cuando la pelota viene más alta que la altura de la red, por lo que puedes pegarle de arriba a abajo; golpe utilizado para ganar el punto.

Otro efecto que le podemos imprimir al revés, es el liftado. Este golpe lleva una carga de efecto ascendente para lograr superar la red y, posteriormente, caer dentro de la pista.

Para realizar este revés, se debe poner la cabeza atrás y abajo, y terminar el golpe delante y arriba. Con este movimiento se consigue una trayectoria de parábola, en la cual, la pelota realizará un bote muy difícil de devolver.

Por último, existe el revés cortado; golpe defensivo por excelencia. Es el revés más lento de los tres, donde la cabeza de la raqueta va de atrás y arriba, hacia abajo y adelante.

Este movimiento de la raqueta, produce un efecto en el que la bola lleva una rotación hacia atrás; como consecuencia, después del bote de la pelota, produce que casi no coja altura.

Las situaciones en las que podríamos usar este tipo de revés, serían para restar un primer saque, situaciones muy forzadas, o por ejemplo, para realizar una dejada como golpe ofensivo.