Agua del grifo: pros y contras

Jorge Camon 26 abril, 2018
Más allá del gusto y las diferencias que existen en el agua del grifo dependiendo de la zona, existen unas características comunes, a partir de las cuales desgranamos los pros y contras de su consumo

El agua del grifo, puede llegar a ser tan natural como la embotellada, ya que en la mayor parte de las ciudades es de excelente calidad, gracias a los continuos y meticulosos controles que los ayuntamientos hacen de todos sus parámetros.

Beneficios del  agua del grifo

Puede llegar a conseguirse un mayor control sanitario que en las aguas que han sido envasadas en botellas. Se ha demostrado científicamente, que los envases de plástico están constituidos a base de policarbonato y PVC, quienes contienen los aditivos BPA o Bisfenol A, y pueden liberarlo sobre el contenido de las botellas de agua.

Además, en la incineración de las botellas fabricadas mediante estas sustancias, se liberan a la atmósferas componentes a base de dioxinas y furanos entre otros, que son potencialmente cancerígenos.

Generalmente, el agua del grifo se distribuye por las tuberías sin necesidad de consumo de energía en su embotellado, envasado y transporte, además de no generar envases innecesarios ni otros residuos.

El agua del grifo sufre mucho menos por las condiciones de almacenamiento y distribución, como podrían ser las altas temperaturas, y tampoco tiene fecha de caducidad.

Evitar la deshidratación y los peligros que conlleva para la salud.

También es mucho más barata que el agua embotellada, se ha estudiado que podría ser hasta 250 veces más barata, por lo que su consumo da lugar a evidentes beneficios tanto para los ciudadanos como para el medio ambiente.

En diversos estudios, se ha demostrado que producir un litro de agua embotellada de marcas famosas, puede generar hasta 600 veces más de dióxido de carbono que un litro de agua del grifo.

Para fabricar una botella de medio litro de agua, se necesitan tres litros de esta, además del gasto energético que conlleva producir la botella y transportarla. Reciclar también es importante, ya que si la botella se tira y no se recicla, las consecuencias ambientales son todavía peores.

La mayoría de las veces, los plásticos de las botellas y de otros objetos, van a parar a los ríos y mares, donde se están formando enormes islas compuestas por residuos de estos plásticos que acaban en nuestro organismo debido a la alimentación.

La mayor parte del plástico que utilizamos son envases de un solo uso y si no ponemos remedio, nuestros propios residuos irán generando cada vez, consecuencias peores. Solo en España de los 5.000 millones de botellas de plástico de agua envasada, 3.500 millones van al vertedero, a incineración o al medio ambiente.

La industria del agua nos ha hecho creer que el agua embotellada es superior a la del grifo, pero solo se trata de un mito social consecuencia de la publicidad y el marketing.

Desventajas del agua del grifo

Sustancias que contiene

Componentes como el cloro o la cloramina, siempre se han utilizado como desinfectantes, por lo que llegar a nuestros grifos. El cloro es altamente perjudicial para la salud, ya que para el Consejo para la Calidad del Medio Ambiente de los Estados Unidos el riesgo de cáncer entre quienes beben aguas clorada es un 93 % más alto.

Esta sustancia también es capaz de unirse a otros compuestos naturales y formar trihalometanos; subproductos de cloro que dan lugar a la formación de radicales libres en el cuerpo, los cuales causan daños a las células.

Por otra parte, la cloramina está relacionada con problemas respiratorios, cutáneos, digestivos, de los riñones y de la sangre.

Beneficios de beber agua del grifo.

Estos son algunos de los inconvenientes de beber agua del grifo, que podríamos evitar en parte si usamos un buen filtro para el agua del grifo, y evitamos el agua embotellada.

Otras sustancias que podemos encontrar en el agua del grifo

  • Metales pesados:aluminio, plomo, arsénico, cromo…
  • Flúor:no solo no es necesario como forma de prevenir las caries sino que además es altamente perjudicial para nuestra salud.
  • Pesticidas y herbicidas:su uso abusivo no lo sufrimos únicamente en nuestros platos, sino también en el agua, cuando estos contaminantes son arrastrados por las lluvias, la nieve y los riegos.
  • Restos de medicamentos:los medicamentos llegan a los ríos y pantanos que suministran a nuestros hogares. Son resistentes a los tratamientos de las plantas potabilizadoras, por lo que acaban apareciendo en el agua del grifo.
  • Isótopos radioactivos:radioactividad natural, centrales y accidentes nucleares o vertidos supuestamente accidentales en los ríos. Todavía, las consecuencias son impredecibles.
  • Compuestos orgánicos volátiles
Te puede gustar