4 consejos para evitar los problemas digestivos en verano

Antonio Reyes · 3 octubre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por él médico Leonardo Biolatto el 2 octubre, 2019
El verano es una época en la que, por sus altas temperaturas, debemos extremar nuestros cuidados para mantenernos saludables. En este artículo veremos los posibles problemas digestivos que podemos experimentar en esta época y cómo evitarlos.

Aunque el verano acaba de concluir en el hemisferio norte, no lo hace así la temporada de calor. Además, en pocos meses comienza el verano en el hemisferio sur, por lo que se hace necesario recordar ciertas pautas para cuidar la salud en los meses más calurosos. De especial interés son los problemas digestivos que podemos experimentar en verano, que son especialmente frecuentes debido a la deshidratación.

Problemas digestivos más frecuentes

En primer lugar, vamos a ver cuáles son los problemas digestivos que se suelen padecer con más frecuencia. También es necesario conocer cuál es la causa subyacente para poder evitarlas y tratarla de forma adecuada.

Estreñimiento por deshidratación

Uno de los problemas más frecuentes es el estreñimiento, en todas las épocas del año. Se hace más patente en los meses de verano, ya que con el aumento de las temperaturas aumenta nuestra sudoración.

Mientras sudamos, estamos perdiendo líquido que se utiliza para refrigerar nuestro cuerpo y reducir la temperatura corporal. Esto provoca que haya menos líquido en los vasos sanguíneos, que intentarán recoger todo el que puedan en el medio interno.

Un lugar con mucho líquido es, precisamente, el aparato digestivo y el intestino grueso en concreto, que es donde se absorbe el agua. El agua del intestino debe ser absorbida para que las heces tengan la consistencia dura que tienen normalmente, ya que si existiera demasiada agua, tendríamos diarrea. Pero siempre debe haber algo de agua, y si estamos deshidratados las heces estarán tan secas que se acumularán y costará expulsarlas.

Intoxicación alimentaria

Debido a las temperaturas más altas a lo largo del día, y especialmente después de la hora de comer, mucha comida se estropeará con más rapidez que en otras épocas. La comida estropeada o podrida es muy susceptible de provocar intoxicaciones alimentarias, que pueden ir desde una simple toxina o infección vírica hasta infecciones graves como la salmonelosis o la listeriosis.

Si no estamos seguros de que un alimento esté en las condiciones adecuadas y sea comestible, es mejor tirarlo. Los síntomas de estas infecciones pueden llegar a ser intensos, incluyendo vómitos y diarreas con sangrado e incluso fiebre. En algunos casos, pueden necesitar hospitalización.

Mujer padece problemas digestivos por intoxicación.

Malestar digestivo o dispepsia

Estos síntomas, también llamados molestia posprandial o malestar estomacal, son producto de una digestión ineficaz o enlentecida. Esto se debe a que el cuerpo necesita redistribuir el gasto metabólico hacia el sistema digestivo después de las comidas.

En verano esto puede ser más difícil, ya que se está luchando por mantener una temperatura adecuada. Para ello, lo mejor es evitar comidas copiosas en las horas de calor y optar por alimentos líquidos y refrescantes.

4 claves para evitar los problemas digestivos

En este apartado te ofreceremos una serie de consejos generales para evitar estos problemas del aparato digestivo. Aunque algunos puedan resultar muy obvios o básicos, debemos incidir en ellos para remarcar su importancia.

  • Hidratarnos a menudo, especialmente cuando practiquemos deporte. Esto es especialmente importante durante las horas de calor, ya que, como hemos explicado, el sudor es la forma que tiene el cuerpo de refrigerar el organismo.
La deshidratación baja tu rendimiento deportivo notablemente, gracias a los síntomas que se presentan.

  • Refrigerar bien los alimentos. Si vamos a conservar comida ya hecha, siempre debemos hacerlo en el frigorífico o en el congelador. No es recomendable recongelar alimentos ya descongelados. Todo esto nos ayudará a prevenir las intoxicaciones.
  • Si vamos a la piscina o a la playa a refrescarnos, es recomendable llevar la comida y la bebida en recipientes herméticos. En estas épocas proliferan los insectos, que siempre intentarán acudir a los alimentos y llevarán consigo bacterias que podrían provocarnos una intoxicación.
  • Optar por comidas ligeras y frías. El gazpacho es un plato típico de España que es muy fácil de hacer, aunque vivas en Latinoamérica. Además de ser muy refrescante y delicioso, tiene todas las propiedades del tomate y del aceite de oliva.

Con estos consejos, será más fácil evitar los problemas digestivos que podemos experimentar en verano. Debemos recordar que los niños y las personas mayores son especialmente susceptibles a padecer estos problemas, por lo que debemos llevar más cuidado en estos casos.

  • Boyle EC, Bishop JL, Grassl GA, Finlay BB. Salmonella: from pathogenesis to therapeutics. J Bacteriol [Internet]. 2007 Mar [cited 2019 Sep 29];189(5):1489–95. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17189373
  • Hoenig H, Murphy T, Galbraith J, Zolkewitz M. Case study to evaluate a standing table for managing constipation. SCI Nurs [Internet]. 2001 [cited 2019 Sep 29];18(2):74–7. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12035465
  • Mulić R, Giljanović S, Ropac D, Katalinić V. [Some epidemiologic characteristics of foodborne intoxications in Croatia during the 1992-2001 period]. Acta Med Croatica [Internet]. 2004 [cited 2019 Sep 29];58(5):421–7. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15756811