¿Cuántos días debo descansar del ejercicio?

Virginia Duque · 16 abril, 2018
Tan importante como el esfuerzo que podamos hacer en el gimnasio o en la actividad deportiva que practiquemos, es descansar de forma adecuada, respetando los tiempos de recuperación de nuestro cuerpo para permitir que vuelva a estar de nuevo con la capacidad de aguantar los entrenamientos con un rendimiento optimo

Hay un error muy común en el que caemos al hacer ejercicio: más es mejor. Decimos que es un error porque el sobreentrenamiento puede tener consecuencias graves para nuestra salud. Te hablamos de cuáles son y cómo puedes encontrar el equilibrio en este asunto.

Por qué hay que descansar del ejercicio

Cuando nos proponemos algo no hay quien nos pare. Por eso, es posible que aun sintiendo dolor o agujetas sigamos yendo al gym a entrenar pensando que si no no veremos resultados. Este es un error enorme. Para que los músculos crezcan y se hagan fuertes, el descanso es tan necesario como el ejercicio.

Los múltiples beneficios de los masajes en el deporte

El entrenamiento puede suponer una disminución de nuestro rendimiento, subida de la presión arterial, trastornos del sueño y otras. Como te hemos explicado en otras ocasiones, los músculos pasan por unos procesos de rotura al hacer ejercicio, y para recuperarse de estas es necesario pasar por periodos de descanso. De otro modo, incluso podríamos causar un daño irreparable al músculo.

Debemos tener en cuenta que el sobre entrenamiento no solo afecta a nuestro cuerpo, sino también a nuestra mente. Nuestras emociones y estado de ánimo influye mucho en nuestro rendimiento, aun cuando el cuerpo esté preparado, la mente puede frenarlo.

Entonces, ¿cuántos días debo descansar del ejercicio?

Muchos intentan ir todos los días de la semana al gimnasio aludiendo al hecho de que los deportistas de élite van seis y descansan uno. ¡Imagínate! Hasta ellos descansan. Y claro, debemos pensar que ni nosotros somos deportistas de élite ni nos entrenamos del mismo modo. Si incluso ellos descansan, ¡cuánto más debemos hacerlo nosotros!

Un número equilibrado de días de entrenamiento oscilará entre los 3 y 4 días a la semana. Yendo al gym estos días durante una o dos horas cada uno, obtendrás excelentes resultados sin poner en peligro tu salud ni tu rendimiento.

Piensa que los deportistas de élite que entrenan mucho más, se complementan con productos y fármacos que les ayudan a la recuperación muscular, algo que nosotros no hacemos. Nuestro músculos deben recuperarse de forma natural gracias al descanso.

Ahora bien, ¿significa esto que el resto de días de la semana no debemos hacer nada? Por supuesto que no, pues estaríamos contradiciéndonos solos, llevando una vida activa y otra sedentaria. Se haría una compensación y no habría buenos resultados.

Qué hacer los días de descanso

Caminar 10 000 pasos al día.

No hay que detenerse por completo para tirarnos en el sofá a dormir y descansar. De hecho, se ha comprobado que una rutina de ejercicio moderado como pasear o nadar, o incluso patinar a ritmo lento, es beneficioso para la recuperación muscular.

Yogas, pilates e incluso zumba son otras opciones beneficiosas. Un consejo que podemos darte es que si entrenas tres o cuatro días a la semana con una intensidad fuerte, podrías ir uno o dos días al gym para algunas de sus clases de intensidad baja o moderada como es el caso de las que te acabamos de mencionar.

Además, en los días de ‘descanso puedes hacer varias cosas para acelerar la recuperación. Por ejemplo, bolsas de agua helada, estiramientos, aplicaciones de calor o incluso masajes. Y por supuesto, no olvides mantener una alimentación sana en todo momento en la que se destaque el consumo de proteínas, las cuales alimentan los músculos.

Por tanto, no existe una norma marcada que determine cuántos días debemos descansar a la semana, pero sí podemos decir que es necesario hacerlo. Si sigues estas pautas, podrás mantenerte en forma todos los días de la semana, a la vez que permites que tu cuerpo se recupere.

En el caso del deporte y el ejercicio, ya ves que no sirve la regla de más es mejor, sino lo mejor es sublime. La calidad y el equilibrio son lo importante en este caso. ¡Ánimo!