HILIT vs HIIT ¿cuál es mejor ejercicio si estoy embarazada?

Antes de diseñar o realizar cualquier rutina, te aconsejamos saber si es apta para embarazadas, de la misma manera ocurre con los métodos de intensidad. ¿Sabes cuál es mejor?
HILIT vs HIIT ¿cuál es mejor ejercicio si estoy embarazada?
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por el especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis.

Última actualización: 11 septiembre, 2023

Los términos HILIT y HIIT pueden resultar poco familiares, sobre todo al momento de ser relacionados con las mujeres embarazadas. Sin embargo, cualquier tipo de entrenamiento debe ser acogido por las gestantes con el fin de hacer énfasis en el bienestar y la salud de sí mismas y la del feto.

En ese orden de ideas, te enseñaremos en qué consisten estos métodos de entrenamiento, cuáles son sus características principales y cuál es mejor ejercicio a practicar durante el embarazo.

HILIT vs HIIT

Al hablar de HILIT y HIIT hacemos referencia al entrenamiento de alta intensidad. En este punto del artículo puedes sentir un poco de confusión, ya que este tipo de entrenamiento no es muy recomendado durante el proceso de gestación, al menos son las afirmaciones que suelen escucharse respecto al tema.

No obstante, lo ideal es aclarar este tipo de dudas antes de diseñar y ejecutar cualquier tipo de rutina para mujeres embarazadas.

¿Qué es el HILIT?

En términos generales, el HILIT hace referencia a una sigla en inglés «high intensity low impact», la cual se traduce como «entrenamiento de alta intensidad y bajo impacto». Dicho concepto tiene su origen en los Estados Unidos y sobresale como uno de los más nuevos en el mundo del fitness.

La característica más importante del HILIT es que es un derivado directo del HIIT, por lo que sus unidades de trabajo giran en torno a la alta intensidad. Sin embargo, en este caso particular, se emplean ejercicios de bajo impacto, lo que lo convierte en un método más accesible.

Además, suele intercalar la alta intensidad con la moderada, solo de ser necesario para la persona que lo lleva a cabo.

Dentro de los ejercicios HILIT se pueden encontrar los aeróbicos, el pilates e incluso algunas posiciones de yoga. Así, este método de entrenamiento se aconseja para aquellas personas de poca condición física, ya sean principiantes o deportistas que retoman el trabajo posterior a una lesión.

¿Qué es el HIIT?

El HIIT es una sigla con mayor reconocimiento en el mundo del fitness, la cual también proviene del inglés «high intensity interval training», que traducida al español significa «entrenamiento por intervalos de alta intensidad».

Tal y como lo indica su nombre, se trata de un método en el que se trabaja por intervalos de alta intensidad, intercalados con tiempos de recuperación de baja intensidad o nula actividad.

Se aconseja para aquellas personas con una adaptación previa debido a la alta exigencia física.

El HIIT, además, contribuye a la mejora de la condición física, la quema de calorías y el trabajo de capacidades como la resistencia, la potencia y la fuerza.



¿Cuál método es mejor para las mujeres embarazadas?

Ante la exposición de diferentes métodos de entrenamiento, surgen preguntas como cuál resulta mejor para las mujeres embarazadas.

Lo cierto es que la ciencia médica y los profesionales en el área de la salud recomiendan que las mujeres gestantes lleven a cabo diferentes tipos de actividad física. Así lo asegura The American College of Obstetricians and Gynecologists. A pesar de ello, lo ideal es recurrir a alternativas de intensidad moderada y bajo impacto.

En ese orden de ideas, se desestima por completo el trabajo del HIIT y, en relación con el tema expuesto, es preferible inclinarse por el método HILIT o ejercicios con características similares a este. Con base en lo anterior, te enseñaremos una serie de consejos y factores a tener en cuenta en pro a utilizarlo durante el embarazo.

Cómo utilizar el HILIT durante el embarazo

El objetivo principal del HILIT en mujeres embarazadas es promover la realización de ejercicio en favor del bienestar físico y psicológico. Para ello, ten en cuenta una serie de factores de suma importancia.

Nivel físico previo al embarazo

Más allá que determinar con exactitud el nivel físico previo al embarazo, lo ideal es consultar si la mujer realizaba algún tipo de actividad física de manera previa. Si se trata de una persona deportista, resulta mucho más sencillo implementar la rutina de HILIT.

No obstante, en caso de tratarse de una persona sedentaria, también es posible implementar la rutina, pero, en este caso, con algunas recomendaciones de por medio.

Evitar saltos

Al tratarse de un método de entrenamiento de bajo impacto, el trabajo de pliometría (o saltos, como se conoce normalmente) no debe llevarse a cabo bajo ninguna circunstancia. Razón por la que todo tipo de ejercicios, durante el embarazo, se llevarán a cabo evitando esta actividad.



Adaptar la rutina

En primer lugar, cualquier tipo de entrenamiento, que lleve a cabo la mujer embarazada, debe contar con el aval por parte de un especialista en el área de la salud. Por otra parte, se debe evaluar la condición física con el fin de adaptar la rutina en pro al esfuerzo que pueda realizar la mujer gestante.

Realiza ejercicio bajo la supervisión de un profesional

Sea el método de entrenamiento HILIT, o cualquier otro, siempre debes llevarlo a cabo bajo la supervisión de un profesional en el área, tal y como lo señala una recopilación de guías publicada en el 2023. También, debes tener la autorización del médico a cargo de tu proceso de gestación, tal y como se mencionó antes durante el artículo. Procura que ambos aspectos se cumplan al pie de la letra en todo momento.

Te podría interesar...
Ejercicios durante el embarazo
Eres Deportista
Leerlo en Eres Deportista
Ejercicios durante el embarazo

En este artículo hablamos de la importancia de hacer ejercicios durante el embarazo, así como de cuáles hacer y cuáles no.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Los contenidos de esta publicación se redactan con fines informativos. En ningún momento facilitan o sustituyen diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.