¿Sabes cómo preparar una mochila de emergencia?

Virginia Duque · 23 mayo, 2018
Nunca viene mal ser precavidos, por lo que tener lista una mochila de emergencia para poder afrontar con garantías cualquier imprevisto que pueda surgir es una sabia elección

¿Has escuchado las recomendaciones de los gobiernos de todo el mundo de tener preparada una mochila de emergencia? ¿Sabes para qué? Pues te vamos a hablar de ello, y lo más importante, te vamos a enseñar a preparar la tuya.

Qué es una mochila de emergencia

Una mochila de emergencia es una ‘despensa’ con las cosas que nos pueden ser útiles en caso de que en la zona en la que vivamos haya un desastre natural. Podemos pecar de inocentes y creer que nunca sucederá nada en el lugar en el que nosotros vivimos.

No obstante, este es un error que lleva a muchos a perder la vida cuando se ven ante un desastre natural. Debemos recordar que en los últimos años han habido más terremotos, inundaciones, tifones, maremotos y tornados que en toda la historia de la humanidad.

Qué es una mochila de emergencia.

Esto puede ser ocasionado por el cambio climático, por el daño en la capa de ozono, o resumiendo, porque estamos destrozando la tierra. No hay que olvidar que en zonas como España por ejemplo, tuvo lugar uno de los terremotos más fuertes que jamás había existido en el país y que hizo que muchas personas perdieran su hogar, en la localidad de Lorca.

Más tarde, otros en Málaga, Almería y Granada tuvieron lugar, sin contar las fuertes inundaciones que hicieron que muchos perdieran sus casas o las nevadas que dejó encerradas a miles de personas durante días.

Por todos estos acontecimientos, los gobiernos recomiendan encarecidamente que tengamos una mochila de emergencia para cada uno de los miembros de nuestra familia en casa. En caso de que nos viéramos inmersos en un desastre, esta podría mantenernos hasta que llegaran los organismos de rescate o incluso salvarnos la vida.

Cómo debe ser y qué tiene que llevar una mochila de emergencia

La mochila de emergencia deberá ser una de tipo de senderismo, de tamaño suficiente como para llevar todo lo que a continuación te listaremos, y además de materiales resistentes capaces de soportar las inclemencias del tiempo.

Una mochila de emergencia.

Lo mejor es cogerla impermeable, pues nos permitirá conservar todo en buen estado incluso si tuviéramos que nadar o pasar por grandes caudales de agua. La mochila, o mochilas, dependiendo de cuántas personas vivan en casa, deberá estar en una zona accesible, de modo que la podamos coger de manera rápida sin parar a buscarla y salir corriendo en caso de que fuera necesaria.

Ahora bien, ¿qué debe tener tu mochila de emergencia?

  • Mantas (mejor si son térmicas, pues son efectivas y ocupan poco espacio), una muda completa de ropa de abrigo y calzado resistente.

  • Linterna, radio (a pilas o manivela) y pilas de repuesto.

  • Botiquín de primeros auxilios y un silbato para pedir ayuda.

  • Cubiertos, abrelatas, herramienta multiusos de bolsillo y fósforos a prueba de agua.

  • Mascarillas, cinta adhesiva a prueba de agua y lona plástica para cubrirse.

  • Cepillos de dientes, jabón, toallitas y papel higiénico. Una toalla también puede ser útil.

  • Artículos para el cuidado de niños y de personas mayores o enfermas.

  • Un recipiente impermeable con medicamentos, copias de recetas médicas y documentos importantes.

  • Los números de teléfono de sus contactos, lugares de encuentro y un mapa de la zona.

  • Tarjetas bancarias y dinero en efectivo.

  • Un juego extra de las llaves de la casa y del automóvil.

  • Comida en lata con larga fecha de caducidad o alimentos no perecederos como frutos secos, barritas energéticas, etc. Lo mejor es tener alimentos calóricos que puedan mantenernos más tiempo con menos cantidad.

  • Agua al menos para tres días. Se recomienda entre 1,5 litros y 3 litros por persona. Todo dependerá también de cuánto puedas cargar.
  • Un teléfono móvil extra con batería cargada.
  • Cargador externo de móvil o una tabla de placas solares.
  • Pastillas potabilizadoras de agua o un filtro en su defecto. Esto servirá para limpiar el agua sucia, incluso de los charcos de la calle, en caso de que el suministro de agua se cortara.

Ve preparando tu mochila de emergencia, puede que nunca tengas que usarla, pero es mejor ser precavido. Recuerda revisar cada año los alimentos y el agua y cambiarlo si fuera necesario.