Indicaciones y contraindicaciones de la hidroterapia

Este artículo ha sido escrito y verificado por el fisioterapeuta Joseph Wickman
El medio acuático es ideal cuando buscamos quitar presión a las articulaciones, relajar la musculatura o ganar rango de movimiento.
 

Los ejercicios que se pueden realizar en una piscina o en el mar no están limitados a la natación. El medio acuático nos proporciona unas condiciones que no podemos obtener en seco, y sacarles provecho puede ser de gran ayuda para la rehabilitación de distintas patologías. Estas son las indicaciones y contraindicaciones de la hidroterapia.

Características del medio acuático

La hidroterapia consiste en utilizar el agua con fines terapéuticos. Y aunque a priori no nos demos cuenta de los beneficios que esta nos ofrece, la realidad es que tiene grandes ventajas respecto al tratamiento en seco. Algunas de ellas son:

  • Reducción del peso corporal. Como todos habremos experimentado, cuando nos sumergimos en el agua nos da la sensación de ser más ligeros. Esto es debido a la fuerza que ejerce el agua sobre nuestro cuerpo hacia arriba. Esta fuerza le quita grandes cantidades de presión a las articulaciones.
  • Relajación. El agua, sobre todo a una temperatura agradable, favorece la vasodilatación y la circulación. Además, al sostener nuestro cuerpo, nos permite tener grupos musculares relajados que en seco estarían trabajando para mantener cualquier postura.
  • Resistencia al movimiento. El agua presenta una resistencia al movimiento que es mucho mayor que el aire. Además, esta resistencia se puede incrementar notablemente con la ayuda de unos simples elementos externos.
 

Indicaciones y contraindicaciones de la hidroterapia

Indicaciones

Debido a las características ya mencionadas, la hidroterapia será muy beneficiosa para la rehabilitación de numerosas patologías. En primer lugar, debido a la reducción del peso corporal, es una gran aliada para iniciar la rehabilitación tras un proceso traumático.

Cuando una patología afecta a nuestras articulaciones, poder trabajar la movilidad en el medio acuático es ideal, ya que reduce drásticamente la presión ejercida sobre dicha articulación. Así, podemos empezar a reeducar la marcha tras una intervención de cadera, o empezar a ganar movilidad tras sufrir una patología que afectara a la articulación de la rodilla.

La hidroterapia ofrece diversos beneficios para la rehabilitación muscular.

También ayudará con los aspectos psicológicos de los pacientes que tengan miedo a mover una articulación que ha sido intervenida.

Además, el agua es una gran aliada del fortalecimiento muscular debido a la resistencia que presenta. Nos permite empezar a trabajar la fuerza muscular sin poner en riesgo las articulaciones. Y es más: podemos regular la dificultad del trabajo ayudándonos de elementos externos que causen mayor o menor resistencia.

Por otra parte, también nos permite trabajar el equilibrio y la propiocepción, ya que es un medio inestable. El movimiento del agua nos hará estar constantemente corrigiendo nuestra postura. Y es muy fácil aumentar la dificultad simplemente estando a la pata coja, cerrando los ojos, andando sobre las puntas de los pies o jugando a pasarnos una pelota, por nombrar unos ejemplos.

 

En cuanto a la relajación, esta será clave para tratar patologías que cursen con espasmos musculares. Así, será de utilidad para ayudar a movilizar las extremidades de pacientes con lesiones medulares o parálisis cerebral.

Contraindicaciones

Las únicas contraindicaciones son aquellas situaciones en las que el paciente tenga algún proceso infeccioso, enfermedad cutánea o insuficiencias circulatorias.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta que la presión sobre las articulaciones es necesaria tanto para la propiocepción como para la formación de hueso sano, para un funcionamiento normal de las articulaciones y para una postura corporal correcta.

Así, la hidroterapia será beneficiosa en tramos iniciales de la recuperación de una lesión traumática, pero sí que debemos trasladarnos paulatinamente al medio seco.

Rehabilitación de lesión con chorro de agua.

La hidroterapia, un mundo complejo

Para finalizar, cabe destacar que el mundo de la hidroterapia tiene muchas vertientes y posibilidades. En este artículo hemos abordado el tratamiento con el cuerpo totalmente sumergido en agua templada.

No obstante, existen diferencias entre utilizar agua fría, templada o caliente, agua dulce o salada, estar sumergidos o aplicar un chorro concentrado sobre una determinada parte del cuerpo. Tenemos distintos tipos de duchas, e incluso diferentes sustancias que se le pueden añadir al agua para obtener ciertos efectos.

 

Finalmente, también están los balnearios que tratan de ofrecer los múltiples de estos beneficios para pacientes que solo buscan obtener una gran relajación y de manera secundaria mejorar la circulación. El agua realmente es un mundo complejo, pero lo podemos usar para nuestra salud, sin dudas.

  • Ibarra Cornejo J.L., Quidequeo Reffers D.G., Eugenin Vergara D.A., Beltrán Maldonado E.A., Ricci Muñoz S.R., Fernández Lara M.J.. Efectividad de la hidroterapia para disminuir el dolor y mejorar la calidad de vida y función física en adultos con osteoartritis de rodilla: revisión sistemática. Rev. Soc. Esp. Dolor  [Internet]. 2015  Ago [citado  2019  Dic  11] ;  22( 4 ): 168-174.
  • Pavez Ulloa F.J.. Agentes físicos superficiales y dolor: Análisis de su eficacia a la luz de la evidencia científica. Rev. Soc. Esp. Dolor  [Internet]. 2009  Abr [citado  2019  Dic  11] ;  16( 3 ): 182-189.
  • Cazorla González J. J., Cornellà i Canals J.. Las posibilidades de la fisioterapia en el tratamiento multidisciplinar del autismo. Rev Pediatr Aten Primaria  [Internet]. 2014  Mar [citado  2019  Dic  11] ;  16( 61 ): e37-e46.