Testosterona y culturismo: ¿cómo se relacionan?

24 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el especialista en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte Marcos Castro Alonso
Cuando se realiza un entrenamiento de fuerza, se busca estimular una serie de hormonas que, aparte del rendimiento deportivo, ayudan a mejorar la calidad de vida. La testosterona es una de ellas: conozcamos su papel dentro del culturismo.

Las hormonas cumplen diferentes funciones fisiológicas para el funcionamiento correcto del organismo. En el caso del género masculino, estas hormonas disminuyen con el paso del tiempo —en especial la testosterona— y afectan la calidad de vida. A continuación, vamos a ver la importancia y la relación de la testosterona y el culturismo, un tema que ha despertado varias dudas en los últimos años.

¿Qué es la testosterona?

Es la hormona masculina más importante y el andrógeno principal para el hombre. Los andrógenos son los encargados del desarrollo de las características sexuales del género masculino. Al mismo tiempo, estimulan el crecimiento muscular y el impulso sexual; aquí comienza la relación entre la testosterona y el culturismo.

Como comentamos previamente, la concentración de la testosterona disminuye con la edad. En un importante estudio se descubrió que la concentración de esta hormona puede disminuir un 20 % a los 60 años, un 30 % a los 70 años y hasta un 50 % en los hombres mayores de 80 años. 

¿Qué le debemos a la testosterona con respecto al culturismo?

En esa relación entre la testosterona y el culturismo, encontramos una serie de implicaciones muy importantes para el organismo, como pueden ser las siguientes:

  • Esta hormona produce una disminución de la grasa corporal acumulada. El cuerpo empleará dicha grasa en el suministro energético, para lo que deberá destruirla. En el culturismo, el entrenamiento de fuerza es fundamental para el crecimiento muscular; esta hormona nos ayudará a definir y perder peso sin sacrificar músculo.
  • Nos mantiene activos y atentos, algo fundamental para los culturistas ante la gran carga de entrenamiento a la que se someten.
  • La testosterona, gracias a su acción en el músculo, provoca la estimulación de la transformación de las fibras musculares hacia el tipo IIB —fibras más fuertes y menos resistentes. Esto último es muy importante para los culturistas, porque eso es precisamente lo que buscan con la carga de entrenamiento.
Testosterona y culturismo son dos conceptos extremadamente ligados.

  • Estimula la hormona de crecimiento, que será fundamental a la hora de la reparación muscular tras los entrenamientos y, además, permite el crecimiento muscular.
  • Por último, aumenta la densidad ósea, así como el crecimiento de los huesos. Los culturistas, aparte de músculos fuertes, necesitan un esqueleto igual de potente.

¿Cuál es la relación de la testosterona y el culturismo al entrenar?

A la hora de la preparación física, se ha demostrado que el ejercicio muy intenso aumenta los niveles de testosterona muy rápidamente. En la preparación del culturista, el trabajo con pesas cobra gran importancia. En este tipo de trabajos a altas intensidades se incrementan los receptores andrógenos, que son muy importantes para que la testosterona consiga su efecto máximo.

La evidencia científica nos demuestra que la respuesta anabólica, es decir la respuesta que permite el fortalecimiento y crecimiento del músculos, será proporcional al tamaño de la musculatura implicada en una acción en la que soportamos un peso.

Por lo tanto, para una mayor activación de esta hormona, se deben incluir ejercicios multiarticulares en la preparación de los culturistas. Entonces, los que no deberían faltar en la rutina son los que son capaces de mover grandes cargas, como la sentadilla, el peso muerto o el press de banca.

Cuidado con el sobrentrenamiento

Cualquier deportista, y más en el caso de los culturistas, deberá prestar mucha atención a no sobrepasar los niveles de carga que lo acerquen al sobrentrenamiento. Este problema disminuye los niveles de testosterona.

Por esta razón, para que un culturista pueda lograr sus objetivos, deberá controlar mucho sus programas de entrenamiento y prevenir un descenso no deseado de sus niveles de testosterona, entre otras consecuencias.

Para ello, es imprescindible realizar ciclos de volumen e intensidad manteniendo a su vez un buen descanso y evitando los picos de estrés que puedan causar el temido sobreentrenamiento.

Los entrenamientos de fuerza también contribuyen al objetivo de quemar grasa.

¿Existen diferencias entre hombres y mujeres?

A diferencia de los hombres, las mujeres poseen muy poca cantidad de testosterona. En el hombre, los niveles de testosterona pueden ser entre 10 y 20 veces mayor que en las mujeres, lo que permite que tenga unos niveles mayores tanto de masa muscular como de fuerza.

Como hemos mencionado con anterioridad, la testosterona se estimula con el entrenamiento y con cargas intensas, y es la principal causante de la hipertrofia. Por eso mismo, el crecimiento muscular en la mujer es mucho más lento y complicado que en el hombre, aunque eso no quiere decir que la mujer no pueda conseguir hipertrofia, sino que su camino será más largo.

Ahora que ya conoces lo más importante acerca de la relación entre la testosterona y el culturismo, repasa tus rutinas y comienza a aplicar lo aprendido. ¡Potencia tus resultados entrenando de la manera correcta!

  • Harman, S. M., Metter, E. J., Tobin, J. D., Pearson, J., & Blackman, M. R. (2001). Longitudinal effects of aging on serum total and free testosterone levels in healthy men. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 86(2), 724-731.
  • Cardinale M, Stone MH. (2006). Is testosterone influencing explosive performance?. Journal of Strength and Conditioning Research. 20: 103-107.
  • Larsen S, Danielsen JH, et al. (2014). The effect of high intensity training on mitochondrial fat oxidation in skeletal muscle and subcutaneous adipose tissue. Scand J Med Sci Sports 2014 May 21.